Un 'Cowboy' contracultural



El hombre del que vamos a hablar hoy, se perforo la cabeza de un balazo y acabó con una brillantez siempre necesaria. Esta persona, nunca políticamente correcta es: Hunter Thompson.

Nació el 18 de Julio de 1937 en Louisville, Kentucky (Estados Unidos). Creció en el barrio de las zonas altas de la ciudad y realizó la secundaria en un colegio masculino de Louisville. Sus padres se casaron en 1935, pero la muerte de su padre lo dejó al cuidado de su madre, que tenía problemas con el alcohol. De los 15 a los 18 años, creció repartidamente entre las rejas y la calle. Se dedicaba a robos pequeños (por ejemplo licores) para conseguir dinero.

Más tarde, se alisto en la Fuerza Aérea de Estados Unidos y luego trabajó en el departamento de información de la base en Eglin, Florida. Escribió, también, para varios diarios locales, pero siempre trascendiendo las reglas de la fuerza Aérea. Trabajó, como copista para la revista “Time” y aprovechó para copiar libros de la talla de, por ejemplo: El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald y Adiós a las armas, de Ernst Hemingway. Cuando hacía esto, decía que era para aprender los estilos de los autores. Estuvo un tiempo en esto, hasta que fue despedido de la revista, por, nuevamente, infringir las reglas. Fue jefe redactor de la sección política de la revista “Rolling Stone” (donde fueron famosas sus coberturas durante la guerra de Vietnam y la campaña política de Nixon del ‘72).

Thompson se destacaba por una literatura salvaje, desbordada e intoxicada. Fue un gran cronista de su época, que supo instaurar un nuevo término, por su forma distinta de contar en el mundo de la gráfica y los grabadores. Acuñó – en las páginas de miedo y asco en las vegas – el ya conocido y no tanto: Periodismo “Gonzo”. Esta categorización, si se quiere, nace por el estilo que desarrolló para informar y escribir. Era un periodismo de investigación, desde la ficción, sin ningún tipo de escritorio de por medio. Su lógica para contar era el estar ahí. Se involucraba de tal manera con lo que iba a contar que en el libro “The Hell’s Angels” (Los ángeles del Infierno; es la historia de una banda de motociclistas, que sembraban terror por todos sus alrededores) pasó un año con estos forajidos, hasta que empezó a desestabilizarse la relación, cuando estos comenzaron a sospechar que estaba haciendo plata con ellos. Entonces, primero, le exigieron parte de las ganancias y luego le dieron una gran golpiza. A pesar de todos sus inconvenientes, revelaba que había estado presente en una fiesta de los Hell’s Angels, en donde pudo observar bien de cerca que el termino que estos utilizaban para definir las juntadas no era “Hippie” sino “Acid – Head” (Adictos al LSD). Cuenta Tom Wolfe en una nota homenaje que escribió a la semana del suicidio, que luego de esta alianza que registró Thompson, entre hippies y motociclistas, los Rolling Stones terminaron contratando a esta banda de robustos como sus guardias de seguridad. Cuenta, también, que para su libro “The electric kool – aid acid test”, utilizo la escena de la fiesta que Thompson describe en ese libro, pero primero dice que lo llamó para que le brinde sus recuerdos sobre esto que había vivido y, sin más, recibió junto con las anécdotas, las grabaciones que había podido registrar de su estadía con “Los Ángeles del Infierno”.

Horrores delirantes siempre descriptos por una sencillez única, casi emparentándose con un Williams Burroughs o un Bukowski. Hunter fue un periodista plenamente sumergido en las realidades más difíciles de contar, aportando corrosividad a cada hecho. Siempre con las notas realizadas a último momento, casi que entregaba los borradores.

Se dice también que una vez lo enviaron desde una revista a cubrir una importante carrera de caballos, y como demoro bastante en armar esta nota, debido a que sus distracciones por vivir eran constantes, cuando el editor paso a recoger esta cobertura, por miedo a no cobrar, le entregó su blog de notas, el cual salió publicado, sin ningún tipo de corrección. Aquello resulto maravilloso.

Este personaje, alter ego, en todas sus novelas, desarrolló su vida de la misma manera que en su literatura. Fiel y consecuente, se consagró como un referente contracultural de la cultura norteamericana de los años 60 y 70. Personalidad, compuesta por adjetivos tales, como: loco, marginal, drogadicto, ácido, violento e irónico, el 21 de Febrero del año 2005 termino con su vida, disparándose un tiro en la cabeza.

Obras:

El escritor Gonzo;
El diario del ron;
La gran caza del tiburón;
Miedo y asco en Las Vegas;
Los Ángeles del Infierno.


Visitá mi blog: www.pichasuelta.blogspot.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Gustavo Grazioli

Más Noticias

Reedición del Mapa del Delito de AB Magazine Local

Haciéndonos eco de la sugerencia de numerosos vecinos de Aldo Bonzi, en AB Magazine Local reeditamos el Mapa del Delito que lanzamos hace casi tres años.

El Rotary Club de Aldo Bonzi tiene nuevo presidente

Desde el martes 1º de julio próximo pasado, y por el término de doce meses, el vecino Pablo Wainmann es el nuevo presidente del Rotary Club de Aldo Bonzi.

Miña Terra, un salón para fiestas y eventos en el corazón de Aldo Bonzi

Sobre la calle Lino Lagos al 1769, donde en los años ‘30 se levantó una de las casas más características del barrio, la cual perteneció en aquellos tiempos a la familia Marcos – Polo, se encuentra ...

Alerta vecinos de Aldo Bonzi: La falsa abogada

Mi nombre es María Cristina Grillo de Mármol, y deseo poner en conocimiento de todos los vecinos de Aldo Bonzi, la lamentable experiencia que me tocó vivir al ser engañada por una persona sin ...

Espinoza entregó netbooks en Aldo Bonzi

Durante el mediodía de ayer, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza estuvo en la Escuela de Educación Secundaria nº 41 de Aldo Bonzi, encabezando el acto de entrega de netbooks ...

Último Video